Salud

Comer Saludable No Puede Faltar En Los Propósitos Del 2021

Comer Saludable No Puede Faltar En Los Propósitos Del 2021

Comer saludable y los propósitos de año nuevo.

Son muchas las personas que han decidido mejorar los hábitos alimenticios para este año 2021. Estos cambios no sólo permitirán optimizar el aspecto físico, sino que permitirán llevar una vida mucho más sana, longeva y con la energía necesaria para el ritmo de vida actual.

Ya por fin es un nuevo año y esto representa nuevos hábitos para muchas personas. El 2021 se presenta como una oportunidad para cambiar aquellas cosas que nos perjudicaron meses atrás, además de una posibilidad para recuperarnos de lo difícil que fue el año 2020.

Entre las metas del año nuevo que más se ha propuesto la gente, se encuentra la de tener una vida mucho más saludable, ya sea haciendo ejercicio o teniendo una dieta equilibrada (o las dos cosas), son muchas las personas que buscan hacer un cambio en sus vidas y por fin tener un organismo más sano.

En el ámbito de la alimentación, la utilización de recetas recetas saludables es muy importante. Resulta necesario eliminar esas comidas dañinas que no aportan nutrientes al cuerpo, y reemplazarlas por platos que verdaderamente den proteínas, vitaminas y minerales.

Además, es indispensable reducir el consumo de grasas y carbohidratos, pues en exceso pueden resultar perjudiciales para el cuerpo. Esto no solo ayudará a mantener el cuerpo en forma y lucir un mejor aspecto, sino también a tener un mejor estado de salud.

Comer saludable es siempre uno de los propósitos de año nuevo, sobre todo tras los excesos calóricos de las fiestas navideñas. Lo ideal es empezar poco a poco, colocando metas semanales o mensuales, hasta lograr cambiar los hábitos alimenticios completamente.

Cambiar los hábitos de forma progresiva

Cambiar los hábitos alimenticios es un compromiso que puede ser difícil de seguir constantemente. Y es que muchas personas están acostumbradas a consumir dulces, comida chatarra, gaseosas, entre otros alimentos que no aportan nada positivo al organismo.

Iniciar la dieta es lo más fácil, pero ser constante es lo más complicado para las personas. Lo ideal es establecer objetivos y tener en mente que esto no se hace solo para bajar de peso, sino para cambiar el estilo de vida de forma permanente. Sólo de esta manera se podrá mejorar el estado de salud y vivir una vida verdaderamente sana.

Es necesario mirar hacia adentro, cuestionarse y determinar por qué se inició este proceso de cambio, para poder recordarlo todos los días y seguir en el camino.

Se recomienda introducir comidas cada vez más saludables de manera progresiva. Se puede comenzar por introducir frutas al plan alimenticio diario, siendo lo más recomendable comer 3 piezas o más al día. Es ideal tenerlas cerca para poder consumirlas con el fin de aliviar un antojo o como merienda.

Las verduras también son muy recomendables, pueden incluirse como complemento de un almuerzo en forma de guarnición, así como pueden ser el plato principal. Lo ideal es consumir 2 o más raciones diariamente.

Comer más legumbres también es bastante saludable para el organismo. Se puede reemplazar el arroz o la pasta por garbanzos o lentejas, para así lograr consumirlas 3 o 4 veces por semana. Las hamburguesas vegetales son una opción muy interesante para introducir este alimento de una manera deliciosa en la dieta.

El pescado puede ser un sustituto de la carne y es mucho más nutritivo, lo ideal es consumir 4 o 5 raciones semanales. Es posible incorporarlo en muchas recetas, combinándolo con ensaladas, arroces, patatas, etcétera.

La mejor manera de cocinar el pescado es al horno, asado o a la plancha, esto también se aplica para la carne. Lo ideal es dejar atrás los alimentos fritos en general, pues el aceite termina por proporcionar grandes cantidades de grasa, algo que de forma excesiva no será beneficioso.

Las recetas saludables son deliciosas

Una vez se vayan introduciendo estos alimentos de forma progresiva, se puede comenzar por preparar nuevas recetas de comida saludable, que sean diferentes a los platos que se consumen normalmente.

Afortunadamente, es muy sencillo encontrar nuevas recetas saludables para innovar en la cocina, suelen ser variadas y deliciosas, pero siempre con énfasis en la buena nutrición. Un objetivo para alcanzar, podría ser preparar una o dos recetas nuevas cada mes, para así probar poco a poco y poder encontrar las favoritas.

Algunos ejemplos de recetas sanas y sencillas que se pueden preparar fácilmente desde casa son las siguientes.

Alitas con salsa de tamarindo

Ingredientes

  • 1,2 kilos de alitas de pollo.
  • Una taza y media de concentrado de tamarindo.
  • Un cuarto de taza de miel de abeja.
  • Tres chiles chipotle adobados.
  • Media cucharada de sal con ajo en polvo.
  • Cuatro cucharadas de salsa de soja.
  • Un cuarto de taza de agua.

Preparación

Se debe precalentar el horno a 180° C. Mientras tanto se debe licuar el concentrado, el chile, la miel, la salsa de soja, la sal con ajo y el agua. Después se colocan las alitas en un recipiente con papel encerado y se hornea durante 25 minutos.

Luego se voltean con unas pinzas para hornear por ambos lados; la segunda vuelta serían 20 minutos. Finalmente, se bañan las alitas con la salsa de tamarindo por ambos lados, para hornear por unos 15 minutos. Es una receta muy recomendable, porque el pollo brinda un gran aporte de vitamina B12 al organismo.

Calabazas rellenas

Ingredientes

  • Dos calabazas grandes, cortadas por la mitad.
  • Cuatro lonchas de queso manchego.
  • Cuatro lonchas de jamón gruesas, cortadas en cubos.
  • Sobre de hojas con sazonador.

Preparación

Esta receta de calabazas es ideal para incrementar el aporte de fibra al cuerpo. Para preparar la misma, se les retira el relleno a las calabazas, se corta en cubos y se mezcla con el jamón. Se vuelven a rellenar las calabazas con esta mezcla y se cubren con una loncha de queso.

Se abre una de las hojas con sazonador y se coloca media calabaza dentro de ella, para así impregnarla con las especias. Luego se coloca en una sartén sin aceite para cocinarla a fuego bajo, durante 7 u 8 minutos por cada lado. Se retira la hoja y se realiza el mismo proceso con las demás calabazas.

Leave a Reply