Educación

La Carrera De Protocolo Se Consolida Por Lo Vital De Este Tipo De Personal Para Las Empresas

Mantener una excelente imagen ante el público es vital para toda empresa, y en esto, el protocolo y la organización de eventos tiene un gran peso. La importancia que tiene para el ámbito empresarial ha hecho que estudiarlo como carrera sea una de las alternativas para miles de personas y que sea una profesión con gran proyección. Un centro que es referencia en España para especializarse es el Instituto Mediterráneo de Estudio de Protocolo (IMEP).

La carrera de protocolo se consolida por lo vital de este tipo de personal para las empresas

Son muchos los factores que inciden en la elección de determinada profesión, el principal es la vocación. También incide el ingreso económico que se pueda percibir con una determinada carrera y las salidas que tenga en el mercado laboral.

Una de las carreras que cada vez gana más auge es la de protocolo, por múltiples razones. Una de éstas es lo valioso que es este personal para todo tipo de empresa, ya que es el encargado de proyectar la imagen en distintas facetas y de sostener un excelente contacto con el público, que son dos aspectos fundamentales para el rendimiento y la productividad.

Tiempo atrás estas labores se realizaban de manera empírica, el protocolo en todo tipo de eventos se daba más como algo improvisado. Hoy en día ésta es una carrera que se estudia, son profesionales que se han preparado para potenciar sus habilidades en comunicación, conozcan de marketing, producción de eventos y tecnología.

Es tanto el campo de acción y la importancia, que los especialistas en protocolo tienen para las empresas, que en la actualidad estudiar esta carrera está siendo considerada como una de las mejores opciones para desarrollarse profesionalmente, no sólo en España, sino en todo el mundo.

Una gran opción en el campo laboral 

Entre las estrategias comunicacionales que existen, las empresas siempre buscan destacar en sus eventos privados o públicos, por lo que se busca que todo esté organizado y dispuesto a la perfección. Esto no es tarea fácil, para esto se necesita personal altamente capacitado.

Actualmente en el país existen centros de enseñanza que entre sus ofertas de estudio cuentan con cursos de protocolo. Entre éstos es oportuno destacar al Instituto Mediterráneo de Estudio de Protocolo (IMEP), pionero en impartir la carrera y que, además, cuenta con el más experimentado grupo de especialistas que ayudarán al estudiante a crecer personal y profesionalmente.

La especialización en Protocolo IMEP es referencia a nivel nacional, ya que se trata de un centro universitario con más de 20 años de trayectoria. Además, es uno de los pocos que otorga titulaciones oficiales de grado y máster avaladas por el Ministerio de Educación y de la Universidad Miguel Hernández (UMH), institución con sello de excelencia en España.

Entre las principales salidas profesionales que ofrece esta carrera están: jefe de protocolo y ceremonial en instituciones públicas y privadas, director de comunicación y de relaciones institucionales, director de gabinete, técnico en protocolo en un departamento de protocolo, relaciones públicas en el sector hotelero y en la empresa en general.

De igual manera, consultor o asesor de protocolo y organización de actos, empresas de organización de congresos y eventos, y secretario/a de alta dirección.

Funciones de un director de protocolo

Ser director o jefe de protocolo conlleva muchas responsabilidades dentro de cualquier empresa, organismo o institución. Entre las más importantes están planificar, organizar, coordinar y supervisar todos los actos y ceremonias, tanto dentro como fuera de la institución que represente.

Deberá elaborar los procedimientos protocolares y ordenamientos de la empresa a la que le preste sus servicios, así como planificar y programar la agenda protocolar de su organización, y asesorar al personal en temas ceremoniales y de protocolo.

Un jefe de protocolo tiene entre sus funciones gestionar los recursos de todas las actividades protocolares a realizar, tanto el presupuesto para comidas, bebidas o algún espectáculo, como para el material que necesitará para difundir la actividad, como, por ejemplo, fotos o vídeos, entre otros.

En algunos casos deberá encargarse de los discursos del dueño de la empresa u organización, actualizar el fichero protocolar y velar por el estricto cumplimiento de las órdenes emanadas para la organización de un acto o ceremonia. Todo esto significa que un jefe de protocolo, además de la preparación de los actos, debe ser capaz de resolver cualquier incidencia, incluso no estando presente en el evento.

Leave a Reply