Poema en Honor al Cantinero

Poema en Honor al Cantinero

CANTINERO

“Su corazón es la cava, el alma no se le acaba”.

Es el mago de un oasis, al que le llaman Cantina,
que te ofrece el mejor trago, . . . reflejado en la vitrina,
es el genio del elixir, del néctar y del “brebaje”,
es un hombre tras la barra, sabedor de su linaje.

De los seres el más propio, culto, amable, un erudito,
es Merlín, un Harry Potter, sin defectos, ¡Dios bendito!,
sabe de rones, tequila, fino whiskey, más del brandy,
huele a mujeres, tabaco, sirve coñac . . . es un dandy.

Consciente de su destino, brinda licor, vodka, vino,
encuentra eterno camino, sabe por qué al mundo vino,
yo me fío de su apariencia, de su prestancia y constancia,
un vaso, líquido, escarcha, calma, destreza, confianza.

Pulir copas y utensilios, es parte de su entereza,
bien destapa una cerveza, sal, limones, ¡que grandeza!,
lleva registros, comanda, sólo el Gerente lo manda,
clientes de botana y vianda, nos desea feliz parranda.

Nobleza la del bartender, solamente hay que entender,
hablar de encanto, de amigo, divagar . . . ser o no ser,
pomos libar, buen beber, padre, juez, que da placer,
si compartido es hermano, nada tienes que perder.

El tabernero es un brujo, en botellas guarda un lago,
cantinero de mi aprecio, lo respeto, pido y pago,
nunca romperá un cristal, blanco, terso, delantal,
con él la suerte está echada, no sabe lo que es el mal.

Hierbabuena, dulce anís, piedra que te necesito,
mareo, malestar, resaca, alquimista, ¿un jerecito?,
Doctor que cura las crudas, las penas las hace buenas,
es una esponja absorbente, de tristezas . . . las ajenas.

Señorial en fiesta y juerga, adorador del Dios Baco,
es barman de fina jerga, la seda luce su trapo;
brilla el espejo, franco reflejo de la limpieza,
bello copete, penden las copas, sobre cabeza.

Todo es fresco en su negocio, un iglú te da por hielo,
más es cálido de trato, nos atiende sin recelo,
impecable cien por ciento, viste de mandil o peto,
camisa, moño, corbata, que nos diga su secreto.

Tasca, bar, fonda, figón, casi la Universidad,
sed te quita el gran maestro, pócimas de calidad,
es bastión, piedra angular, alma, vida, corazón,
escucha si te da un sermón, . . . ¡es el Sabio Salomón!

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
México, D. F., a 06 de enero del 2013
Reg. SEP Indautor No. 03-2013-051712171201-14

Publicado con la autorización por escrito del Licenciado Gonzalo Ramos Aranda, queda prohibida su reproducción total o parcial sin la previa autorización por escrito del autor.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *