Descubrir Barcelona y Sus Rincones Menos Conocidos
Source: Wikimedia, License: CC BY-SA 2.0.

Hace algún tiempo compartimos con vosotros un artículo sobre la ciudad de Barcelona y algunos de sus encantos, como la Sagrada Familia o Las Ramblas, entre otros. Pero hoy querríamos mostraros algunos rincones menos conocidos de esta ciudad que nos tienen enamorados.

Antes de nada, hay que decir que no hace falta, en sí, buscar una ocasión especial para visitar Barcelona ya que, durante todo el año, tiene mucho que ofrecernos; y su clima, de carácter mediterráneo y muy suave, la hace propicia para que la conozcamos en cualquier estación. Eso sí, también es cierto que existen multitud de eventos que podemos aprovechar para que nuestro viaje sea más completo; por ejemplo, para 2020, la oferta es casi infinita: desde los acontecimientos deportivos y de habilidad, hasta exposiciones artísticas, encuentros culinarios, ferias de negocios, etc. Hay quien quiere vivir un Barça – Madrid (una de las mayores rivalidades futbolísticas del mundo), otros quieren conocer un Sant Jordi en Barcelona (con sus libros y sus paradas de flores), o disfrutar con el Festival musical Sónar. Como podemos ver, hay para todos los gustos.

Ahora bien, una vez allí, y sin dejar de lado visitas obligatorias para cualquier turista que visita la ciudad, como serían las ya citadas Ramblas y Sagrada Familia, el Parc Güell o la Casa Batlló, son algunos de los lugares con un encanto especial.

La Plaça de Sant Felip Neri es un rincón maravilloso ubicado en pleno Barrio Gótico. La preside la iglesia barroca del mismo nombre, que ha mantenido los daños en su fachada en recuerdo al bombardeo que sufrió en 1938 y que segó la vida de 42 personas. Ha sido lugar de rodaje de diversas películas y podemos acceder a ella paseando desde la Catedral por sus estrechas calles colindantes por las que dejarnos sorprender encontrando este idílico rincón.

También en el Casco Antiguo de Barcelona, nos encontramos con otra plaza de gran belleza: la Plaça del Pi (del pino, en español), a los pies de la Basílica gótica de Santa María del Pi, del siglo XIV, que en lo más alto ubica una terraza con una magnífica vista de 360 grados sobre el centro de Barcelona. Es muy recomendable para a tomar algo en la plaza y disfrutar del encanto de la ciudad.

Muy cerca de la Plaça del Pi tenemos el Mercat de la Boquería, uno de los principales mercados históricos de la ciudad. Conocido internacionalmente y centro de muchas de las visitas de los turistas, no deja de ser un lugar al que es obligado acudir cuando visitamos la Ciudad Condal. En plenas Ramblas, en La Boquería, el visitante se mezcla con el habitante de Barcelona, llenando así, los 2.500 m2 que tiene este singular lugar. Sensaciones, olores y colores hace de su asistencia algo inexcusable.   

Si queremos alejarnos del bullicio, pero sin renunciar al encanto de los edificios y plazas antiguas, debemos visitar el barrio de Gràcia. Especialmente, y para muchos barceloneses, uno de los puntos más bellos es la conexión entre la calle Torrijos con la Plaça de la Virreina. Si subimos Torrijos desde Travessera de Gràcia, sobre todo cuando anochece, podemos disfrutar en su plenitud la majestuosa llegada a la plaza, y de los comercios y terrazas que contiene. También puede ser un buen momento para visitar alguno de los teatros del barrio de Gràcia.

Turismo Barcelona España
Source: Wikimedia, License: CC BY-SA 2.0.

No todo el Modernismo, la corriente cultural que marcó las obras cumbres de la arquitectura de Barcelona, pertenece a Gaudí: el Hospital de Santa Creu i Sant Pau forma un conjunto que vale mucho la pena visitar. Proyectado por Lluís Domenech i Montaner, y construido entre los años 1902 y 1930, fue declarado Patrimonio Mundial por la Unesco. Este acoge, en ocasiones, eventos especiales como conciertos o recitales. Y esta es una pequeña muestra de algunos puntos menos conocidos de la ciudad que albergan un gran interés y que pueden hacer de nuestra visita a Barcelona un viaje para recordar. Os recomendamos que dediquéis algo de tiempo a cada uno de ellos, y que los disfrutéis.