Dentistas

Importancia Y Utilización Correcta Del Hilo Dental Y El Enjuague Bucal

Importancia Y Utilización Correcta Del Hilo Dental Y El Enjuague Bucal

Con el cepillado no basta, eso dicen los especialistas y, por supuesto, los hechos lo demuestran de manera tajante. La manera correcta de cuidar la salud bucodental diariamente es complementando el cepillado con dos productos cruciales, el hilo dental y el enjuague bucal.

Aunque parezca que la mayoría de los consejos giran en torno a la convivencia de estos tres aspectos -cepillado, hilo dental y enjuague-, las variables involucradas y la satisfacción general de su uso dependerá de diversos factores, desde las marcas y hasta la forma del hilo dental -en cinta o cilíndrico- o el compuesto químico utilizado en el caso del enjuague bucal, ya que no todos funcionan de la misma manera, ni tampoco se utilizan para lo mismo.

En esos casos, lo más recomendable es leer publicaciones escritas por especialistas en el área antes de tomar cualquier decisión que pueda afectar a la salud de los dientes, las encías y la boca en general, pudiendo algunos ser de mucha gravedad.

Lo cierto, en general, es que el cepillado por sí solo no puede limpiar completamente ni en profundidad la boca, por lo que se recomienda la utilización del hilo dental y del enjuague bucal.

Importancia y uso del hilo dental

El hilo dental es un elemento que se debe utilizar a diario, al menos una vez al día, aunque los especialistas recomiendan dos veces como lo más sensato, una antes de dormir y otra después del almuerzo.

La importancia del hilo dental es que reduce notablemente la aparición de las caries y las posibles infecciones que causan la periodontitis y la gingivitis, ya que limpian la zona de más difícil acceso en el cuidado bucal, las caras proximales o vecinas de los dientes -un lugar donde absolutamente ningún cepillo de dientes llegará-.

La eficacia de un hilo dental limpiando estas áreas es de aproximadamente un 86%, favoreciendo aspectos como la reducción del mal aliento -que se produce por las bacterias que quedan en la boca después de comer-, la relajación de dientes y encías, eliminando la presión que los restos de comida realizan empujando unos con otros, y son indispensables para mantener la vida útil de las prótesis dentales y de los implantes dentales.

El enjuague bucal, imprescindible

El cepillado y el hilo dental se ocupan de la limpieza del día a día, pero el enjuague bucal va un paso más allá, actuando como un poderoso antivirus que mantiene al sistema intacto y libre de problemas.

La analogía es válida porque un enjuague bucal, sobre todo los de uso profesional basados en clorhexidina o en combinación de aceites esenciales y compuestos fenólicos, actúa directamente eliminando las biopelículas de las colonias bacterianas en la boca (sobre todo en las caras proximales de los dientes, que ya han sido tratadas con el hilo dental), lo que remineraliza la superficie dental y corta de raíz el riesgo de caries, al menos durante su tiempo de acción efectiva.

Y es ahí donde entra su utilización correcta. El enjuague bucal es mejor utilizarlo por las noches, antes de ir a dormir, y lavarse la boca con agua a la mañana siguiente. De esta manera actuará toda la noche.

Un error común de las personas al utilizar enjuague bucal es usarlo diluido en agua, lo cual no es eficaz para combatir la placa bacteriana y las caries, ya que el agua impide que los compuestos del enjuague actúen correctamente.

Además de eso, es indispensable que el enjuague bucal sea lo último que se realice en los hábitos de cuidado diario de la boca, o mejor dicho, nunca puede ir antes del cepillado y el uso del hilo dental, ya que es gracias a estos pasos anteriores que el enjuague bucal permitirá tener una boca absolutamente limpia y protegida con respecto a las bacterias y a las enfermedades más comunes asociadas a estas.

Leave a Reply