Destinos Turísticos

Ya Es Posible Viajar Desde México Directamente A Polinesia Francesa

Ya Es Posible Viajar Desde México Directamente A Polinesia Francesa

Desde agosto de 2019 es posible viajar de forma directa desde México a la Polinesia Francesa, en concreto hasta Papeete, su capital. En realidad, esta afirmación tiene un poco de truco, porque, aunque existe conexión aérea entre Ciudad de México y Papeete, la realidad es que el vuelo hace escala en Los Ángeles, desde donde sí parte un avión con destino directo hacia la puerta de entrada a las más de 100 islas paradisíacas que conforman este territorio de ultramar francés.

Air France es la compañía que presta este servicio aéreo, aunque con la colaboración de Aeroméxico. La frecuencia de viajes es de tres semanales para un trayecto aéreo que cubre menos de nueve horas, a las que hay que sumar prácticamente cuatro de escala en la ciudad californiana.

El destino que pueden conocer los mexicanos es la maravillosa Polinesia Francesa, y más especialmente Tahití, pues el aeropuerto internacional más importante de todo este territorio se situa en su capital Papeete.

¿Qué encantos aguardan Tahití y otras islas polinesias en las aguas del Pacífico?

¿Qué encantos aguardan Tahití y otras islas polinesias en las aguas del Pacífico?

Francia es uno de los países que más turistas internacionales recibe cada año, pero solo un porcentaje muy bajo de esos visitantes deciden viajar hasta sus islas en el Pacífico. Desde DestinoPolinesia.com te muestran todo lo que necesitas saber para viajar a Polinesia Francesa.

No obstante, si lo deseas, aquí van algunas recomendaciones imprescindibles. En primer lugar, como la llegada es hasta Tahití, esta isla no puede abandonarse sin más, pues además es la más grande de todo el conjunto y la que sirve como centro administrativo para la región.

Aunque Papeete no es un lugar especialmente atractivo, sí suele ser frecuentado por muchos turistas por el efecto “capitalidad”. En Tahití podemos descubrir algunas playas interesantes, el pueblo de Tautira o la zona de Tehaupo’o, al sureste.  Otro atractivo turístico en la isla es la ruta del valle de Papenoo, que recorre Tahití de norte a sur pasando por el marae Fare Hape, uno de los restos arqueológicos más importantes de la cultura polinesia.

Más allá de Tahití, si hay una isla de la Polinesia Francesa conocida en todo el mundo, esa es sin duda Bora Bora. Con apenas 40 kilómetros cuadrados de extensión, es perfecta para recorrerla en bicicleta, scooter o incluso a pie. Su silueta destaca por la presencia de una isla central montañosa rodeada de islotes con palmeras y rodeados de arrecifes de coral.

Bora Bora es todo un paraíso turístico que cuenta con una amplia oferta de alojamientos y numerosas actividades para practicar turismo de aventuras, submarinismo, avistamiento de cetáceos o simplemente disfrutar de sus increíbles playas con aguas turquesas.

Las otras islas del gran archipiélago

Las otras islas del gran archipiélago Polinesia Francesa

La colectividad de ultramar de la Polinesia Francesa está compuesta por cinco subdivisiones: las islas Marquesas, la subdivisión de Tuamotu-Gambier, las islas de la Sociedad, que agrupan a las islas de Sotavento y Barlovento, y la subdivisión de las islas Australes.

La subdivisión más importante a nivel turístico son la de la Sociedad, donde se encuentran Tahití y Bora Bora, pero también otras islas, islotes y atolones con grandes atractivos. Moorea, Maupiti, Raiatea, Tahaa o Huahine son algunos nombres a tener en cuenta.

Si optamos por visitar las Marquesas desde Tahití, nuestra visita debería pasar por Nuku Hiva, Hiva Oa y Tahuatá. En la Polinesia Francesa existen un total de 118 islas y atolones, 67 de los cuales están habitados.

El modo más cómodo para desplazarse entre islas es a través del tráfico aéreo, pues existen 51 aeropuertos en toda la colectividad. No obstante, también hay conexión directa entre algunas islas, como por ejemplo entre Tahití y Moorea.

Los imprescindibles en la Polinesia Francesa

Los imprescindibles en la Polinesia Francesa

118 islas es un territorio muy extenso para abarcar en un solo viaje, así que proponemos algunas visitas claves en toda la región que aparecen siempre en las mejores guías de viaje. Sin salir de Tahití, una isla menos atractiva que alguna de sus vecinas, podemos visitar la Punta Venus, una playa de arena negra que fue visitada por el célebre Capitán Cook precisamente para avistar el planeta vecino allá por el siglo XVIII.

En el archipiélago de las Australes, las cuevas de Rurutu y sus acantilados son un lugar inmejorable para observar ballenas jorobadas. Además, los pueblos pintorescos de estas islas llaman mucho la atención de los visitantes.

De vuelta a las islas de la Sociedad, a unos 300 kilómetros al noroeste de Tahití y 40 al oeste de Bora Bora, Maupiti es todo un paraíso de biodiversidad que da lugar a numerosas imágenes de postal.

Y para terminar, un rincón más alejado, las Gambier, a unos 1.600 kilómetros de Tahití. Este archipiélago está considerado como el núcleo del catolicismo en la Polinesia. En sus islas se conservan iglesias y conventos del siglo XIX, algunas de ellas que siguen todavía hoy en actividad, como la iglesia Saint Michel de Rikitea, con un altar de nácar irisado.

La Polinesia Francesa aguarda decenas de atractivos, y desde hace poco más de un año, ya puedes realizar este viaje de manera mucho más fácil, con conexión directa desde México vía Los Ángeles.

Leave a Reply