Artesanías Mexicanas

Joyería Mexicana, Tradición E Innovación En Cada Pieza

Joyería Mexicana, Tradición E Innovación En Cada Pieza

Hoy en día, las personas pueden estudiar cualquier tema a su gusto con modalidad presencial o en programas de estudios online. Hay un rango muy amplio de carreras y tecnicaturas que se estudian a través de plataformas y aulas virtuales.

Algunos ejemplos son las carreras que están conectadas con la tecnología y el diseño, como los desarrolladores de juegos de casinos y apuestas (ver más detalles en casa de apuestas NetBet), los diseñadores industriales, los programadores y los diseñadores de sitios web, entre miles de otras opciones.

Sin embargo, algunos temas necesitan que los alumnos estén en los talleres, trabajando con las maquinarias, los moldes y diferentes tipos de herramientas, además de tener la posibilidad de tocar los materiales.

Este último caso es el de la joyería. Naturalmente, se puede comenzar con un curso teórico con vídeos y explicaciones en vivo de los profesores, pero en algún momento crucial será necesario aprender a manejar las herramientas y probar las habilidades y la creatividad propia en vivo.

La joyería mexicana

Existe una historia de amor entre los mexicanos y las joyas. Esta historia comenzó hace muchos siglos y continúa siendo tan apasionada como en el pasado. En la actualidad, México es el productor más importante de plata y ha sido líder en esta industria por varios años.

La historia de la joyería mexicana comienza mucho antes de la llegada de los españoles, cuando las joyas se utilizaban en los rituales y celebraciones, y cada una tenía su significado. Adornaban los cuerpos junto a las pinturas en la piel, las plumas como ornamento y los diferentes ropajes.

Lo mejores diseñadores mexicanos de la actualidad

La joyería mexicana es muy apreciada y utilizada en el mundo. Varias celebridades del universo de la actuación y la música usan con frecuencia joyas mexicanas. A continuación se ofrecen detalles sobre algunos de los mejores diseñadores mexicanos de la actualidad.

  • Tumbiko. Los hermanos Uribe nacidos en la ciudad de la plata, Taxco, crearon Tumbiko para darle empuje a la industria joyera de su ciudad que estaba decayendo poco a poco. Primero, vendieron joyas de calidad pero accesibles y luego convocaron a los jóvenes estudiantes de su propia ciudad para que los ayudaran a modernizar el concepto de las joyas mexicanas sin perder su tradición.
  • Georgina Treviño. Esta diseñadora utiliza en sus joyas todos los nobles materiales que están presentes en la joyería tradicional mexicana: piedras, cristales, símbolos, roca, metales preciosos y formas geométricas. Sin embargo, su estilo útil y vanguardista convierte cada pieza en una joya internacional.
  • Daniel Espinoza. Es un diseñador de joyas internacional que incluye en sus diseños algunos detalles muy mexicanos como pueden ser formas geométricas en sus anillos o collares de cuentas, entre otros. Combina perfectamente el alma de la joyería mexicana con el espíritu del diseño global.
  • Gustavo Helguera. Este talentoso diseñador se destaca por sus diseños súper originales y un poco extravagantes que no son para el uso diario, sino que generalmente se eligen para ocasiones especiales.
  • Mayeh. Este es el nombre que significa “de buena mano” en Náhuatl de una marca creada por la diseñadora Ivón Fuentes que se inspiró en la joyería tradicional mexicana y convirtió sus piezas en alta joyería.
  • Mani Maalai. Una marca en donde se consideran a sí mismos 100% mexicanos, pero con proyección internacional. Las hermanas Morales, fundadoras de la marca, tienen un equipo de artesanos que trabajan sus diseños con oro, plata y bronce.

Conclusión

La joyería mexicana es un arte que es necesario aprender en vivo, para poder sentir lo que transmiten los materiales y de esa manera crear las piezas más originales sin perder las raíces culturales.

Los nuevos diseñadores han seguido diferentes caminos, pero en todos ellos se puede ver fácilmente el amor por los metales, las piedras y los cristales que llega de tiempos inmemoriales.

Leave a Reply