Consejos y Recomendaciones para hacer el Camino de Santiago con Niños

Consejos y Recomendaciones para hacer el Camino de Santiago con Niños

La agencia de viajes Santiago Ways, especializada en organizar viajes para peregrinos por el Camino de Santiago, asegura que durante los meses de julio y agosto cada vez es más frecuente ver a padres realizando el trayecto hasta la capital compostelana con niños de entre 7 y 13 años.

Tanto es así que durante los meses de verano las reservas de viajes para peregrinos en familia aumentan un 45% respecto al resto del año. La decisión de realizar el Camino de Santiago con niños está motivada por la experiencia y por el hecho de vivir una aventura en familia llena de valores y sentimientos que se recordarán siempre.

No obstante, aún muchos padres tienen dudas e incertidumbres sobre este tipo de viajes. ¿Qué camino es el más adecuado para los niños?, ¿podrán aguantar los más pequeños la peregrinación?, ¿cuáles son los pasos previos a esta ruta? Afortunadamente, todas las dudas que puedan surgir a este respecto tienen hoy respuesta.

Preparación previa para hacer el Camino de Santiago

Antes de hacer el Camino de Santiago Portugués, Primitivo o cualquier otro, los niños deben llevar a cabo una preparación previa al igual que los adultos para adaptarse a las rutas que se harán.

En primer lugar, se recomienda hacer excursiones y rutas de senderismo al menos dos meses antes del viaje. En la medida de lo posible, las excursiones hay que hacerlas por terrenos similares a los que nos encontraremos durante el Camino. Se trataría de rutas cortas y de las que iremos poco a poco incrementando la duración para ejercitar a los niños y comprobar su grado de resistencia.

Por otro lado, es muy importante que los más pequeños se adapten al calzado que llevarán durante la ruta jacobea. Así podrán evitar las posibles ampollas y rozaduras que, probablemente, tendrán en el camino. Además, habría que comprar las botas o zapatillas con suficiente antelación para que el niño se acostumbre a ellas.

Por último, sería conveniente que desde el primer momento el niño llevara su propia mochila para que también se comenzara a adaptar al peso que llevará durante el trayecto jacobeo.

Consejos para hacer el Camino de Santiago en familia

Lo ideal a la hora de hacer el Camino de Santiago con niños es acudir a una agencia de viajes especializada, como es el caso de Santiago Ways. A partir de la misma, se puede concertar más fácilmente la reserva de alojamiento, la presencia de guías y, sobre todo, animadores para que puedan hacer el camino más ameno para los niños.

Las gestiones que lleva a cabo una agencia de viajes como Santiago Ways son fundamentales para las familias que hacen el Camino de Santiago. De esta manera se pueden evitar colas, reservas y tiempos de espera que al ir con niños se pueden volver eternas y preocupantes al estar los más pequeños cansados.

Por tanto, la ruta jacobea se puede adaptar perfectamente a los niños siempre y cuando planifiquemos con todo detalle el trayecto y disfrutemos de alojamientos adecuados para nuestros hijos. De ahí que contar con los servicios de una agencia como Santiago Ways puede ser fundamental en estos casos.

Los especialistas del Camino de Santiago aconsejan que los niños tengan al menos más de 3 años para llevar a cabo esta ruta. Al mismo tiempo, si el pequeño tiene menos de 6 años es recomendable llevar un carrito infantil de montaña para los casos en los que el menor se encuentre cansado o con sueño.

La duración y extensión de las etapas de la ruta dependerán en buena medida de la edad que tenga el niño. No obstante, es ideal que nunca superen los 15 o 20 kilómetros y que durante los primeros días se lleven a cabo las etapas más cortas. Por cada hora caminada hay que parar unos 5 minutos para descansar y tomar alimentos que aporten energía: zumos, barritas de cereales, fruta fresca, frutos secos, dulces, etc.

Las etapas deben realizarse por las mañanas para así evitar las horas de más calor y poder descansar por las tardes. En este sentido, el Camino de Santiago Francés es el más indicado para los niños, ya que es el más transitado y el que cuenta con más albergues para que el niño pueda descansar.

Ya que hablamos del Camino Francés, existe la opción de hacer únicamente los últimos 100 kilómetros de esta ruta para poder recibir la Compostela una vez llegados a Santiago. En este caso, se trataría del Camino de Santiago desde Sarria (Lugo), lo que resulta perfecto para padres e hijos.

Lo cierto es que organizar el Camino de Santiago con niños cada vez es más fácil. Sobre todo, si vamos en familia y recurrimos a los viajes organizados que nos ofrece la agencia de viajes Santiago Ways. Una opción perfecta para planificar todo con detalle y con la máxima garantía.

Etiquetas:,

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *