La Pasita Puebla Una Cantina con Tradición

La Pasita Puebla

Caminando por las hermosas calles de la ciudad de Puebla se encuentra uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad, La Pasita una cantina con tradición.

La Pasita se inauguró en el año de 1916 por el señor Emilio Contreras Aicardo, una cantina donde se pueden degustar las más ricas bebidas de Puebla, entre las que se destaca por supuesto La Pasita, la cual es preparada de forma artesanal y que consiste en licor de pasa, acompañada de una porción de queso y una pasa seca.

La Pasita es visitada cada año por miles de turistas así como por celebridades, los cuales además de disfrutar de las bebidas puede ver una interesante colección de objetos (como se puede apreciar en la foto) entre los que se destacan billetes de diferentes partes del mundo, así como firmas de autógrafos de personajes que la han visitado.

Entre las diversas bebidas que ofrece La Pasita están:

La Pasita: Licor de uva pasa que se acompaña con un pedazo de queso y una pasa ensartados en un palillo.
La Sangre de Brujas: Licor de zarzamora con Jamaica.
La Sangre de Artista: Licor de membrillo y chabacano.
Amotilado de Naranja: Licor de naranja.
Calambre: Licor de limón.
Fantasma: Licor de coco.
Piña en su Jugo: Licor de piña.
Almendra: Licor de almendra.
Rompope: Huevos y leche.
Anisado: Licor de anís.
Crema a Go-go.
China Poblana: Licor de zarzamora, Jamaica, rompope y licor de menta.
Charro con Espuelas: Licor de tejocote, rompope y crema de cacao.
Calambre.
Sangre de Diablo.
Piña helada.

Cuenta la tradición que La Pasita se hizo famosa porque servía bebidas según el número de cuadras que el consumidor podría aguantar en pie luego de consumirlas, ya que los efectos de este licor dulce hacia que las personas cayeran por los efectos del alcohol. Incluso se dice que había quienes pedían su pasita para dos cuadras, tres cuadras, cinco cuadras, en fin; cada quien sabía su medida y fue en la década de los cincuenta del siglo XX cuando se hizo famosa.

Así que cuando vayas a La Pasita no olvides pedir la tuya para las cuadras que quieras aguantar.

¡Salud!

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *