Comparativa de la Ciudad mas Grande de México con la Ciudad mas Grande de España Barcelona

Comparativa de la Ciudad mas Grande de México con la Ciudad mas Grande de España Barcelona

¿Una promotora inmobiliaria de Barcelona usaría la misma táctica en Mexico?

Aunque estemos hablando de dos puntos alejados en el planeta, la historia contemporánea tiene muchos aspectos en común en lo que a migraciones y urbanismo se refiere. Tanto en España como en México, el éxodo rural es un hecho que ha dado lugar a la realidad actual: la mayor parte de la población se concentra en ciudades y no en entornos urbanos.

El espectacular crecimiento de las ciudades provoca que, tanto administraciones como sector privado, se pongan manos a la obra para que la ampliación urbana se realice de manera coherente. Las políticas municipales por ejemplo de la Ciudad Condal, hicieron posible El Ensanche, un distrito cuidadosamente calculado donde las promotoras inmobiliarias de Barcelona se acogieron a los planes urbanísticos establecidos para realizar viviendas de nueva construcción.

En México DF la misma constructora inmobiliaria de Barcelona quizá habría tenido más libertad a la hora de planificar sus edificaciones de obra nueva debido a políticas menos restrictivas. En gran crecimiento de la Ciudad de México en los años setenta o los problemas en el sector de la industria de los ochenta, son sólo algunos ejemplos de los hitos que han hecho que el crecimiento de la ciudad se haya realizado de manera poco coherente, con las consecuencias a nivel urbano que eso conlleva.

¿Y dónde queda el desarrollo urbano de zonas comunes?

Pero una ciudad no se compone sólo de edificios. El planteamiento urbanístico debe tener en cuenta los viales de comunicación, el tráfico de la zona o las infraestructuras de canalización de agua, luz e incluso residuos. Una promotora en Barcelona, como http://corp-promotores.es, al realizar un edificio de obra nueva está supeditada a las normativas urbanísticas o las condiciones sobre los espacios comunes. Sin embargo, la falta de planificación en una ciudad grande como Ciudad de México, podría llevar a un desorden urbano, donde la libertad de las constructoras inmobiliarias no tuvieran en cuenta la amplitud de zonas verdes y sí la cantidad de metros cuadrados vendibles sobre plano.

Es un hecho que el entorno de la vivienda es un valor añadido para la venta de la misma, lo que será un detonante sobre la manera de edificar. Por lo que la conclusión es que, independientemente del intervencionismo estatal, una promotora tanto en Barcelona como en México, tendrá en cuenta cuáles son las expectativas de sus clientes en cuanto a la zona en la que quieren vivir y actuará en consecuencia para darle más valor a sus inmuebles.

2 Comentarios
  1. octubre 20, 2016
    • noviembre 15, 2016

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *